Saltar al contenido

Crear MVP con WordPress: la solución más ágil

Cuando sacamos un negocio adelante solemos empezar a testear los productos o servicios que vamos a vender. Pero claro, el hacer una inversión grande antes de saber si va a funcionar, no es lo más recomendable. Por eso la recomendación es crear un producto mínimo viable, un MVP, para ver si tendremos la aceptación que queríamos.

Un MVP tiene que ser algo en lo que invirtamos lo menos posible porque tiene que salir rentable. Aun así, esto no significa que no se pueda ganar dinero. Por eso, hay que ahorrar en tiempos de creación, en aplicaciones y programas para usar, y que salga lo mejor posible pero con la menor inversión que podamos.

Una de las soluciones para crear y lanzar un producto mínimo viable (que también puede ser un servicio) es crear una página web sencilla, una landing o onepage, que nos haga las veces de escaparate y zona de compra a la vez. 

Pero antes de hablarte de cómo y dónde lo puedes hacer, vamos a profundizar en lo que es un MVP, para que puedas crearlo bien. 

Crear MVP con WordPress
Imagen de StartupStockPhotos en Pixabay

Qué es y para qué sirve un MVP

Cuando hablamos de producto mínimo viable es aquel que nos permite el lanzamiento con el mínimo de funciones posible para que podamos ver si es algo que va a funcionar o no. Nos permite aprender del lanzamiento y de sus características midiendo cómo se comporta. Se puede aplicar también a servicios, a pesar de su nombre. 

El MVP se basa en el método Lean Startup, un concepto que fue desarrollado por Eric Ries en 2008 en su obra “El método Lean Startup: Cómo crear empresas de éxito utilizando la innovación continua“. Esta metodología tiene como objetivo reducir el tiempo y el coste de crear una empresa, producto, servicio o startup; basándose en la formulación de hipótesis y en la experimentación. Así se recogen todos los datos y se analiza lo que funciona y lo que no. 

Es lo que llamamos testear el producto, es decir probar si lo que queremos lanzar es lo que realmente quiere nuestro público y si va a tener cabida en el mercado. Porque lo que necesitamos saber es si vamos a generar negocio o no.

Los productos mínimos viables se construyen, se miden los resultados y se aprende de ellos. Se van perfeccionando mientras está en el mercado a la venta, y así los costes se reducen. 

Características que debe tener un MVP

El producto mínimo viable está destinado a ayudarnos a ser más efectivos en la creación de nuestro servicio o producto. Y también, que es algo muy importante, saber si es algo que necesita o quiere nuestro público. 

Para poder hacerlo debemos tener en cuenta una serie de características que debe cumplir para que nuestros objetivos sean cumplidos. Es decir, sepas si realmente es rentable hacerlo.

Ver su usabilidad

Es primordial, como se indica antes, saber si las personas están dispuestas a comprar o usar nuestro MVP. Es decir, debemos comprobar que es útil. 

Atención al diseño

Está claro que al principio deberá entrar por los ojos, por lo que deberá contar con un diseño adecuado y atractivo para el que lo vea. Pero tiene que ser fácil de usar y navegar por él para que la experiencia de usuario sea buena. 

Funciona bien

Crear un producto mínimo viable no es crear un boceto, debe funcionar y servir para aquello que quieren solucionar nuestros clientes. Aunque se habilite al mínimo sus funciones, debe tener las necesarias para que se pueda comprobar la usabilidad. 

Fiabilidad

Es decir, debe cumplir lo que hemos dicho que va a hacer. No podemos generar falsas expectativas porque entonces crearemos una crisis de marca. 

Cómo crear un MVP

Para desarrollar un producto mínimo viable hay que dar una serie de pasos previos antes de ponerlos a elaborarlo. En esta fase podemos ya detectar si va a ser viable o no.

  • Estudiar las necesidades reales del mercado. Como hemos dicho antes el MVP nos va a dar información sobre si es útil o no, pero esto también podemos empezar a detectarlo antes. Habrá que estudiar qué problemas soluciona, qué beneficios aporta y por qué lo comprarían. En esta parte no debes olvidar el estudio de la competencia para ver qué soluciones parecidas tienen y qué carencias detectas.
  • Crea tu propuesta de valor. Es esencial que toda ella quede impregnada en todo el contenido del MVP. Debes plasmarla para atraer a tu cliente ideal.
  • Define tu cliente ideal. Esto siempre hay que hacerlo en nuestro negocio, y varias veces porque evolucionamos nosotros y nuestros clientes. Tendremos que detectar las necesidades de nuestros clientes, ver cómo consumen y cómo llegan a esos productos o servicios. 
  • Define los plazos. Recuerda que estás creando un producto mínimo viable, por lo que hay que tardar menos tiempo en su creación. Así, además de ahorrar dinero, te adelantarás a las posibles ideas que saque tu competencia. Crea un calendario con los plazos y planifica todo, para que no te vayas de tiempo. 
  • Establece las funciones básicas del MVP. Por la misma razón que en el anterior punto, se trata de crear un producto que nos resulte rentable. El MVP fue pensado para ser barato, práctico y construido en el menor tiempo posible. Por eso, es fundamental que trabajes para entregarle al público un producto mínimamente funcional, con sus características más básicas.
  • Fija un presupuesto. Esta parte es casi la más esencial de todas. Porque debe ser rentable y barato, pero debemos poner un tope de dinero para su elaboración. No debe ser tampoco muy bajo porque no hay que renunciar al mínimo para que sea comercialmente viable. Haz una previsión de gastos que tendrás que realizar. 

Una vez que has dado todos estos pasos te toca testar toda esta información elaborando tu primer boceto de MVP. Tendrás que tener en cuenta cómo está el mercado, lo estudiado en los anteriores puntos y los recursos que tienes para poder elaborarlo. Si ves que el coste es elevado puedes utilizar maquetas o diseños virtuales para testearlo. Aquí una web sencilla te hará mucho trabajo.

Lo más importante en este desarrollo

No te olvides de analizar todos los datos que vayas obteniendo en el lanzamiento de tu MVP. Es esencial esta información 

Debes pedir opinión a las personas que lo usen, hacer muchas pruebas para ver qué funciona mejor, entrevistas y muchas ganas de mejorar. 

Esta parte te dirá si puedes seguir adelante o no con tu idea de lanzamiento. Si los resultados no son positivos tienes tiempo de mejorar. 

Herramientas para hacer un producto mínimo viable

  • Encuestas online.
  • Campañas de Google Ads.
  • Sketching o bocetos a papel.
  • Mock ups.
  • Plataformas de crowdsourcing.
  • Videos explicativos.
  • Creación de landing pages, con WordPress, por ejemplo.

Ejemplos de empresas que usaron MVP

Puede que pienses que esto es algo nuevo, de startups o de pequeños emprendedores, pero es algo que se lleva utilizando mucho tiempo. Las, ahora, grandes empresas lo usaron cuando lanzaron su idea de negocio, y cuando vieron sus posibilidades la crearon a lo grande. 

Aquí van algunos ejemplos de empresas que saltaron al mercado con un MVP:

Airbnb

Su idea de negocio era el alquiler de habitaciones y casas entre particulares, pero era algo complicado de testear. Así que sus fundadores decidieron hacer una web simple para alquilar su propio apartamento. Tuvieron clientes muy rápido y con su experiencia y lo que fueron testeando, crearon su producto completo. 

Facebook

Sí, también comenzó así. Y es que en sus inicios solo conectaban a los estudiantes de la Universidad de Harvard para que pudieran intercambiar información con mensajes en foros. Así Mark Zuckerberg logró validar su idea y convertirlo en una de las mayores redes sociales que hay. 

Uber

Es el ejemplo más claro entre las Apps. En sus inicios se llamaba UberCab y solo funcionaba en los IPhone o por SMS. Se probó en San Francisco en 2009 y su MVP fue tan exitoso que validaron su idea de que el servicio de transporte compartido barato tenía mercado. 

Zappos

No todos los MVP son de tecnología. Zappos es una tienda online de zapatos y ropa, pero comenzó su empresa sacando fotos a los zapatos de las tiendas que tenía cerca. Así montó una tienda online con lo mínimo imprescindible, cuando le compraban el zapato, él iba a la tienda a adquirirlo y se lo enviaba al cliente. De esa manera pudo probar la existencia de demanda en el mercado sin necesidad de tener stock de zapatos.

WordPress como herramienta aliada

producto minimo viable WordPress
Imagen de Werner Moser en Pixabay

En esta era digital es necesario que nuestro MVP tenga su escaparate en la Red. Y para ello podemos usar WordPress como herramienta para crear su casa virtual y hacerlo crecer

Y ¿por qué WordPress? 

Porque es uno de los CMS más potentes que hay en el mercado, casi el 65% de las webs se hacen con él y porque no es necesario saber programar para montar una web. Solo la última parte hace que ahorres mucho tiempo en el aprendizaje de la programación. 

Esta sencillez hace que puedas tener una web profesional en poco tiempo, y sin grandes desembolsos de dinero. Porque WordPress te proporciona una serie de herramientas y plantillas gratuitas que hacen que puedas crear tu página de una manera más barata que si la contratas a un diseñador. Es cierto que será un producto mínimo viable pero para empezar a probar si funciona es suficiente. De esta forma tendrás métricas que mostrar a tus inversores para el desarrollo de una plataforma más avanzada y con procesos más automatizados, multiplataforma, etc. O para invertir tú en un profesional del diseño, programación y SEO que te haga crecer aún más el negocio. 

Cómo crear tu página en WordPress

Tienes que saber que cuentas con dos opciones: con WordPress.com o con la .org. ¿Diferencias? La primera es de pago y la segunda es gratis. Pero claro, tienes que tener en cuenta que con la .com tendrás más opciones de diseño y de personalización, además de tener la opción de poseer un dominio propio. 

Nosotros recomendamos más la opción de pago porque luego te permite hacer mejoras en tu web MVP, y eso lo agradecerás más adelante. Pero sabemos que hay que ajustarse a un presupuesto. Aquí te dejamos el enlace a una de las publicaciones donde explicamos cómo crear tú mismo una web en pocos pasos.

Pero te resumimos aquí un poco cómo hacerlo para que puedas crear tu producto mínimo viable.

Pasos para crearla

En el caso de la de pago tendrás que adquirir antes un dominio para poder alojar tu página creada en él. Tienes empresas que se encargan de esto y de los hosting, pero te aconsejamos que escojas aquella que te permita la instalación de WordPress.

  • Una vez creado tendrás que instalarlo, aunque hay hosting que con solo un clic puedes hacerlo. Puedes instalarlo de forma manual si tu alojamiento no te da la opción de instalar WordPress en un clic y para ello debes descargarte la versión más actualizada de WordPress, para que empieces con todas las funcionalidades desde el inicio. ¡Ah! Antes de comenzar debes crearte una cuenta para poder acceder a tu panel de control de la web.
  • Nuestro consejo es que antes de meterte de lleno en el diseño de tu web hagas un pequeño boceto, en papel o donde sea, pero para que todo sea más rápido. 
  • Luego escoge el tema, es decir la plantilla, que quieras usar para el diseño. Ve probando para ver cuál es la que más te encaja con lo que necesitas. 
  • Como tienes el boceto, diseña la estructura en la web. Te recomendamos que para un MVP hagas una Onepage, es decir, una página en la que incluya toda la información del proyecto. Es mucho más rápido de hacer y ya sabes que el tiempo también es dinero. Así, con poco, podrás testear tu MVP.
  • A pesar de una web de MVP puedes añadirle plugins, es decir, complementos del software que te permiten añadir funcionalidades a tu página web. Pero solo los básicos que hagan más funcional tu página. En este caso uno de analíticas es bastante importante para poder ver cómo está funcionando la página.
  • Y, para acabar, no te olvides de publicar y dar a conocer la web a aquellos que quieras que sean los que prueben tu MVP.

Recuerda que WordPress te puede ser de gran ayuda para crear tu producto mínimo viable y darlo a conocer para que lo prueben. Una de las premisas de los MVP es que nos aporten datos sobre su utilidad, por lo que WordPress puede ser una herramienta muy útil en este caso.