Realizar una página web es un proceso elaborado y la mayoría de los creadores no se preocupan en ir actualizando y creando nuevas maneras de dar a conocer el contenido variado que se va incorporando. Aun así, es un proceso muy importante para que la página gane territorio y posicionamiento entre otras que se pueden ver como competencia. Por ese motivo, os traemos 10 consejos para que la página web se encuentre actualizada y gane más engagement entre los usuarios.

10 consejos para que tenga éxito
Unsplash

1. Adaptar el diseño a los dispositivos móviles

Es fundamental que cada uno de los visitantes que se fijen en la página web tengan un acceso de visualización claro y correcto desde cualquier dispositivo. Es decir, si desean entrar a la página web desde un ordenador, deben ver de manera clara todo el contenido que ofrecen, al igual que si acceden a través de dispositivos móviles o tabletas. En todo momento se debe visualizar el contenido deseable y debe haber una accesibilidad a todas las subpáginas.

Para que esto se cumpla, es importante y se debería invertir en una web Responsive Design. Esto es una misma web que se adapta a cada dispositivo y se optimiza para una visualización clara desde cualquier dispositivo. Este tipo de web ayuda a mejorar la experiencia del usuario, mejora el SEO, es fácil de difundir el contenido, ahorra costes y es más fácil de poder gestionar.

2. No adaptes el contenido al diseño sino el diseño al contenido

El diseño, aunque sea inevitable, es la parte más visual y visible al acceder a la web. Dada su importancia, a veces nos olvidamos de la realmente fundamental como es el contenido. Es por eso por lo que antes de lanzarse a una piscina a buscar diseños bonitos es importante tener claro el tipo de contenido que se pone a disposición del usuario y cómo se organizará. A este procedimiento se le llama arquitectura de información de la página web y tiene que estar orientado al 100% al usuario y no a la estructura de la organización.

En caso de dudas y de que el contenido no sea muy abundante, es necesario tener en cuenta otras webs del sector como referencia para ver su organización y distribución e incluso hacer un análisis con clientes y preguntar sobre su opinión de la web. En el caso de que el contenido sea muy voluminoso, es posible contractar a una consultoría de arquitectura de Información para que sea lo más organizado posible.

3. Fácil usabilidad

Es importante que los creadores se aseguren de que la web es fácil de usar para poder dar una buena impresión a los clientes. Es importante que los visitantes no se frustren por no encontrar lo que desean, por eso, debemos facilitar la vista y las gestiones de la web. En el caso de que no tengas claro cuál es la mejor manera de llevarlo a cabo, solicita a tus diseñadores o desarrolladores web las prestaciones para que sea fácil de usar que desees poner en tu plataforma.

Aun así, existen guías con recomendaciones de usabilidad básicas, que se pueden encontrar a través de Google u otras plataformas. De este modo podrás conseguir unos principios básicos para que la plataforma cumpla sus requisitos.

4. Agrega elementos multimedia

Aunque el contenido sea de calidad también se debe tener en cuenta el diseño, como ya se ha comentado anteriormente. Aun así, no es la parte fundamental. Para que sea más fácil de recordar el contenido y de tener presente el diseño de la web, agregar elementos visuales potentes es un truco muy útil. Además, ayuda a diferenciar la web de la competencia. Los elementos multimedia que se deseen instalar en la web deben poderse actualizar, editar o añadir nuevos.

Los elementos que se instauren no necesariamente deben ser creados desde cero. Hay muchas alternativas a este hecho, como buscar en la propia página web imágenes que se podrían retocar o imágenes sin derechos de autor.

5. Planifica el contenido a aportar

No solo se tiene que publicar a la web y olvidarse ya, sino que es necesario realizar cambios y actualizaciones en la web, ya que es más útil y tiene más interés entre los usuarios. Esta tarea es más fácil de llevar a cabo gracias a WordPress o Joomla, ya que no crea problemas para realizar cambios en la web. Por otro tipo de cambios, no obstante, es posible que sea necesario personal especializado en formatos HTML y CSS.

En el caso de que la web ya se encuentre publicada y surja la necesidad de añadir más información en un nuevo elemento de la portada, será necesario conocimiento para poder incrustar el nuevo elemento sin perder el estilo y que siga quedando profesional a la vista del usuario. Es por eso por lo que, desde la organización, es vital que se tenga claro qué profesionales se ocuparán de la web y si tiene el conocimiento y los recursos necesarios para trabajar correctamente.

6. Ten en cuenta el posicionamiento SEO desde el principio

Para que Google y los buscadores puedan indexarla, es necesario que la página web cumpla ciertos requisitos. Debe estar optimizada en la parte SEO que se puede controlar sin necesidad de tener agentes externos a nuestra web.

Antes de publicar la web o cualquier post, es importante analizar las palabras clave que se usarán. De este modo, el web que se publique deberá contener palabras repetidas y sinónimos para que la búsqueda sea más repetitiva. Las palabras clave que se usarán están compuestas de dos hasta cinco palabras que los clientes pueden llegar a escribir en los buscadores cuando deseen encontrar información. Hay un portal de Google, el Planificador de Palabras Clave, que permite encontrar las frases y expresiones asociadas al propio negocio que más se usan en los buscadores.

7. Controla y selecciona los datos para un análisis posterior

Es importante tener el control de las visitas que obtiene la web. Esto ayudará a conocer mejor cómo se comportan los usuarios cuando visitan la página y qué tipo de cambios se pueden realizar para responder a sus necesidades. Para monitorear la página, una buena manera es integrando herramientas de analítica web. Estas permiten obtener información muy valiosa para conseguir tener la página adaptada a los consumidores. Permiten ver el tiempo que han estado los usuarios visitando la web e incluso la tasa de rebote, es decir, qué porcentaje de usuarios salen de la página sin haber interactuado con ella.

Gracias a esta información, podrás analizar por qué tienen este comportamiento y su actuación. Además, será posible mejorar la web ya que, si los usuarios salen sin interactuar, puede ser que haya demasiado texto o que el tiempo de carga sea muy largo.

8. Realiza una prueba antes de lanzar la web

Es recomendable comprobar si la web, tras cambios y actualizaciones, es efectiva. Por eso se realiza una prueba A/B. Esta técnica crea dos versiones de la página y analiza el engagement que genera cada una entre los usuarios y la audiencia. Además, aporta información muy valiosa para decidir qué cambios realizar.

Para poner un ejemplo, en la web A se le incrusta una galería de imágenes mientras que en la web B se incrusta un video en lugar de poner únicamente imágenes. Gracias a esto y al tráfico que tengan las dos páginas, se decidirá si es mejor poner la galería de imágenes o poner directamente el video.

9. Actualiza el mapa del sitio

El mapa del sitio es el espacio en el que se pueden ver todas las subpáginas a las que se puede acceder dentro de la web. Este archivo numera las páginas y el orden correcto para que las herramientas de búsqueda conozcan cómo se organiza el contenido. Gracias a esto, las URL se podrán encontrar a través de google y los motores de búsqueda, es decir, aunque no sea la página principal se podrá acceder de manera independiente.

No solo esto, la actualización del mapa del sitio también es importante en caso de ampliar nuevas entradas o nuevo contenido, ya que si no queda actualizado no es podrá acceder a la información y el contenido y el engagement que obtendrá será mínimo, por lo tanto, el posicionamiento SEO no estará bien elaborado.

10. Promociona la renovación

Como en todo negocio, es importante darse a conocer. En el caso de la página web, como se encuentra en un constante desarrollo y está llena de cambios, hay usuarios que cuando ya han visitado la web una vez, no tienen intención de volver a leerá ya que piensan que no habrá nada nuevo. Por ese motivo, se pueden realizar estrategias de márqueting como emailing. Esta ayudará a posicionar la web gracias a informar a los usuarios de los nuevos cambios e invitarlos a revisar los cambios.

En definitiva, es importante avisar de los clientes sobre la renovación de la web y los posibles cambios que se han realizado para que ellos también estén actualizados y tengan en cuenta nuevas noticias o nuevo contenido que es importante y necesario tener en cuenta.

Consejos para mejorar la web
Unsplash