La web mínima viable es aquella versión de tu web que, aun inacabada, cumple con los objetivos principales de la misma. Es decir, la web mínima viable es el punto de partida.

Ante todo, la web de tu negocio tendría que desarrollarse mediante la mejora continua. Y por eso, la web mínima viable será la primera iteración «vendible».

Una versión primitiva que ya podrías lanzar.

Web mínima viable

Sin dejar de mejorar continuamente.

Por ejemplo, la web de Sirvelia se modifica regularmente. A lo largos de estos dos últimos años, la web ha cambiado sustancialmente en tres ocasiones. Y a día de hoy, seguimos mejorando aspectos de la web. La web mínima viable que lanzamos al crear la marca era la mínima expresión. A partir de entonces, es cuestión de mejorar continuamente.

He preparado una breve lista de esos ítems que considero imprescinbles a la hora de definir la web mínima viable de tu negocio.

Página principal de la web mínima viable

Más que evidente, una web necesita una página inicial, a.k.a. Homepage. En esta vista principal es habitual exponer el contenido destacado de la web.

Por esa razón, la página principal de la web mínima viable de tu negocio tendría que ser simple y sintética. Describe tu negocio en pocas palabras para que los visitantes sepan sin lugar a dudas a qué te dedicas.

La página principal de la web mínima viable

Información de contacto

La web empieza siendo un escaparate, por lo que es indispensable que incluyas información de cómo pueden contactar contigo.

En una web mínima viable, puedes incluir un correo electrónico, un teléfono o incluso la dirección de tu despacho. Ya llegará el momento de poner un mapa, por ejemplo.

Información de contacto en una web mínima viable

La marca

Por último, creo que la web mínima viable tiene que tener algun elemento que permita indentificar la marca que quieres representar.

Si es la web de tu negocio, no dudes en poner el logo de la empresa. Por otro lado, si representas una marca personal, incluye una fotografía tuya.

Además, es buen momento para pensar el nombre de la web, es decir, el título.

La marca en una web mínima viable

 

A partir de la web mínima viable, es recomendable establecer un orden de prioridades y planificar qué mejoras aplicar y en qué orden.

Algunas de las mejoras más comunes son,

Página de servicios

La primera mejora será incorporar la descripción minuciosa de tus servicios/productos.

Vas a explicar los detalles de aquello que se te da tan bien. Organiza bien los textos que quieres incluir en la web, y no dudes en fragmentarlos en subpáginas si crees que facilitarás la lectura. Resuelve todas esas dudas frecuentes que tienes que responder al inicio de los servicios con tus clientes.

Aprovecha el dinamismo de una web para actualizar periódicamente la descripción de tus servicios/productos.

Diseño gráfico

Llegará el momento en que el contenido de tu web empiece a crecer. Quizás te has cansado de la estética de la misma. En todo caso, vas a querer cambiar el diseño gráfico de la web para adaptarte a los cambios en el mundo web.

Convierte tu web mínima viable en una web que nadie quiera abandonar. Incorpora elementos gráficos, interactivos y presenta el contenido para que sea agradable leer y seguir clicando los enlaces.

Incorpora un diseño que represente el carácter de tu marca, pero cuidado con algunos errores que a veces cometemos cuando rediseñamos una web.

Diseño gráfico en una web mínima viable

Formularios de contacto

Conoces perfectamente como funcionan los formularios de contacto web: el visitante utiliza la web para rellenar unos campos preparados para que se envíe automáticamente un correo electrónico a tu dirección.

Empieza con un formulario sencillo, que incluya,

  • Nombre
  • Asunto
  • Mensaje

Pero si sigues mejorando continuamente la web, probablemente vas a añadir más campos que te faciliten el contacto con tus interesados. Por ejemplo, puedes incoporar un desplegable para especificar qué tipo de consulta se realiza. Incluso puedes preparar un campo para que el visitante suba un archivo que llegará adjunto en el correo que recibas.

Blog

Ya no hay duda que el blog es indispensable en cualquier web. Es el complemento perfecto para que las páginas de la web empiecen a aparecer en los buscadores, es decir, para captar más visitas a tu web.

Claro que, escribir artículos en un blog conlleva mucho tiempo.

Planifica los próximos meses y decide cuántos artículos vas a escribir. Si no te ves capacitado para seguir un ritmo constante de publicación, deja el blog para más adelante.

Si aun dudas acerca de si debes incoporar un blog en tu web, lee este artículo en el que se analiza en detalle la cuestón.

Optimización para dispositivos móviles

Aunque el estándar actual en el desarrollo ha convertido el móvil en el protagonista, quizás la web mínima viable aun no estaba optimizada para los dispositivos móviles. ¿A qué esperas?

Una web optimizada para móviles estará pensada para facilitar la navegación vertical y la posición y tamaño de los elementos interactivos para ser usados en pantallas táctiles.

Una buena aproximación es estructurar el contenido actual de tu web en una sola columna, cuando se visualice desde un dispositivo móvil. Aprovecha la capacidad de deslizamiento vertical de los móviles.

Seguridad

Si tu web empieza a recibir visita recurrentes seguramente empezará también a ser victima de ataques. Por ejemplo, si has habilitado un espacio para comentarios, podrían aparecer mensajes spam.

Antípate cuanto antes a estos dolores de cabeza e incorpora un sistema que solucione los problemas de seguridad más habituales. La seguridad absoluta no existe, pero no dejes la web completamente vulnerable.

Si utilizas WordPress, piensa en instalar algun plugin popular de seguridad para no preocuparte. Si sigues prosperando, podrás mejorar el sistema de seguridad.

Además, recuerda que un mantenimiento web es indispensable para que no aparezcan errores inesperados.

Branding

Por último, también vas a querer pintar tu web con todo aquello que quieres representar con tu marca. Títulos especiales, imágenes divertidas, iconos exclusivos, ilustraciones singulares. Todo aquello que te permita matizar lo que representas es un valor añadido que tendrías que añadir a la web mínima viable.

 

Una web que mejore continuamente es una web ganadora.