En muchas ocasiones se nos interroga acerca de las ventajas de internet y de disponer de una página web para nuestra empresa.

Realmente la pregunta debiera ser qué desventaja supone no estar localizables, o simplemente presentes, en internet. A qué parte de nuestro mercado no accedemos por el hecho de no disponer de una página web. Dicho de otra manera, ¿cuántos de nuestros potenciales clientes nunca llegarán a conocernos por no estar accesibles en la red?

La competencia en internet, en la que coinciden miles de páginas web de sendas empresas que ofrecen artículos similares, identifica las características de nuestros productos y servicios con la manera en que somos capaces de transmitirlo.

La facilidad con la que es posible acceder a productos y servicios en internet obliga a especializar la oferta o, al menos, a diferenciarla de la de nuestra competencia. Es muy fácil comparar a través de internet y no es fácil destacar, pero sin duda el actual consumidor investiga, elige y, en un gran porcentaje de casos, compra por internet.

Estar en el mercado es la primera obligación de cualquier empresa que cree poder ofrecer un producto o servicio competitivo. Eso obliga a estar en internet, a ser localizado a través de la infinidad de mecanismos que ofrece la red. Renunciar a ese espacio, por los motivos que sea, es despreciar un creciente porcentaje de accesos a nuestra oferta.

Se trata también de ser competitivo en ese medio. Disponernos de un mercado sin fronteras y sin horarios, pero tenemos que estar localizables y ser los elegidos frente a los demás. Ello obliga a recurrir a buenos profesionales, que personalicen nuestra oferta a través de una web, y que sean capaces de situarla con la mejor audiencia.

No tiene sentido buscar ahorros que acaban siendo una inversión perdida, ni confiar en fórmulas standard a las que muchos recurren. Solamente es posible, sin que ello signifique conseguirlo, disponer de audiencia si se acude a profesionales que conocen internet.

Algunas webs, en las que el propietario ha puesto sus mayores ilusiones, acaban no siendo reconocidas por buscadores como Google, por lo que su función es tan inútil como las horas de trabajo invertidas.

Véase como ejemplo lo que puede mostrar Google de nuestra web si su creación no ha estado confiada a quien conoce el medio:

miwebenlaquetantoconfío.com/

No hay información disponible sobre esta página.

Averiguar por qué

Este mensaje indica que Google no ha podido acceder a la página en cuestión para crear una descripción útil que mostrar en los resultados de la Búsqueda.

El propietario de la página la ha bloqueado de Google de una forma inadecuada, por lo que no hemos podido crear una buena descripción. Si conoces a los propietarios del sitio web, comunícales que su archivo robots.txt bloquea a Google, lo que impide que aparezca una descripción de su sitio web en los resultados de búsqueda.

Si quieres que aparezca una descripción adecuada de tu página en los resultados de búsqueda, debes permitir que Google la lea. Si no quieres que la página se muestre en los resultados de búsqueda, consulta la sección «Retirar la página de los resultados de búsqueda» que se incluye más adelante.

No será fácil incrementar mercado y conseguir ventas con una página web estandarizada, basada en plantillas al alcance de todo el mundo, adaptadas de forma amateur, y con el entusiasmo de quien cree que la magia también actuará en favor de nuestro negocio.

La misma profesionalidad, excelencia, y rigor que forma parte de la empresa que pretende mostrar su oferta en internet, debe ser la que se demanda a quienes se les ha encargado conseguirlo. Una empresa necesita el mejor equipo directivo, los mejores comerciales, la mejor administración y los mejores especialistas en la materia que trata, por lo que obviamente debería también recurrir a quienes más confianza le merecen para desarrollar su web.

No parece tener sentido comprar una web en un catálogo de soluciones estándar, cuando no se hace eso con ninguno de los departamentos que forman parte de la empresa.

Confiar en una web de plantilla, como embajadora de nuestros productos y servicios, es como encargar la consecución de nuestro éxito a un contestador automático, con el que es imposible conversar y que solamente sabe atendernos con las mismas frases grabadas que incesantemente repite. No responde a una atención personalizada, ni aporta el suficiente compromiso que necesitamos.

Si nuestra web no traslada la imagen que pretendemos, sin duda estamos cediéndole toda la ventaja a nuestro competidor. Una web con plantillas es lo que nuestros competidores desean que tengamos.

Así pues, le proponemos que tras cerrar la puerta de su despacho, acceda a su web y, tras moverse a través de ella, se haga la pregunta de si responde a lo que usted desea que transmita su web. Una vez hecha esta primera experiencia, vuelva a entrar en su web e imagine lo que su cliente opina de su empresa a través de ella.

El más mínimo detalle al que usted no dio importancia de su web será detectado por su cliente. No debe olvidar que su cliente es un gran experto, pasa muchas horas viendo páginas web y sabe detectar lo importante que transmite cada una de ellas.