Cuando decides que debes estar en la red, que debes aprovechar la oportunidad que genera una web profesional, quizás empiezas a pensar: ¿cómo debe ser la página principal?

La primera impresión en una web suele ser crítica para conseguir que ese visitante realice alguna de las acciones que consideras objetivo. Y la página principal (homepage) suele ser la gran protagonista. Recuerda: solemos invertir pocos segundos en decidir si seguir o no navegando en una web. ¡Desarrollemos soluciones web que den una primera impresión que venda!

Velocidad

No a las esperas. Ya no hay excusas, una web tiene que ser accesible rápidamente. Y esto se debe principalmente a la velocidad de carga. Así que no seas tacaño. Contrata un buen servicio de hosting (servidor web) y apuesta por el desarrollo a medida, que a la larga te dará mayores beneficios que la estrategia emplantillada.

Móvil

Es conocido por todos que utilizamos el móvil para navegar por internet. Una gran mayoría de nosotros, los usuarios, navegamos con nuestros smartphones. Piensa en nosotros  (y seguramente en ti también) y asegúrate que tu web sea accesible desde un dispositivo móvil. Nosotros seguimos insistiendo: el desarrollo web a medida es la solución idónea ¡No permitas que alguien se desespere al intentar contactar contigo vía web desde su teléfono móvil!

Diseño y usabilidad

Deberías disfrutar cada vez que visites la página principal de tu web. Deberías complacerte al interactuar con los elementos de la misma (menús, enlaces, botones, etc). Apuesta por un diseño único y original. No te conformes con el mismo diseño o plantilla que solemos ver por doquier. Que se note que tú o tu negocio tenéis un carácter propio. ¿Qué mejor modo que exponerlo en vuestra propia web?

No sobrecargar

Ahora que tu web está preparada y con un lavado de imagen, no la sobrecargues con demasiada información. Si quieres, trocea todo lo que quieras explicar y raciona el contenido a lo largo de la web. Utiliza frases cortas, elementos gráficos de apoyo o ilustraciones que te permitan ahorrar algunas frases. Tampoco caigas en la trampa de abusar de los colores o imágenes. Menos es más.

Contenido atrayente

Sigue pensando en nosotros, tus usuarios. Hemos llegado a la web dispuestos a escuchar lo que ofreces. No malgastes la oportunidad: sedúcenos. Para lograrlo tendrás que prepararte bien y definir tus objetivos. Idealmente definirás algunos (pocos) aspectos que te representen y te esforzarás para que sean estos los aspectos que destaquen en la web.

 

Si después de leer este artículo descubres que tu web (o cualquier otra) no cumple con estas indicaciones básicas, o directamente no te proporciona una primera impresión que te produzca un interés, es porque hay margen de mejora.

Ya lo sabes, nosotros defendemos el desarrollo web a medida 😉