¿Qué es?

La mayoría de los usuarios habituales de Internet tal vez no haya oído hablar del Triángulo de Oro de Google, sin embargo su paso por la red ha sido fundamental para la creación de este concepto.

El eyetracking es la solución tecnológica utilizada para realizar este estudio sobre los comportamientos del ojo humano en las páginas web. Esta investigación permitió extraer información acerca de dónde está posando su mirada una persona de modo continuo, qué es lo que le llama la atención, cuál es su estado de ánimo, cuáles son las intenciones del usuario, si las señales de la web está conduciendo al usuario de manera eficaz y por tanto dónde debe ir el contenido de más valor.

Un estudio revelador

Después de este estudio realizado en 2005 la organización de las páginas web cambió radicalmente y se resolvieron algunas incertidumbres sobre la falta de éxito de algunas webs. El estudio reveló el siguiente gráfico:

El estudio observó los movimientos oculares de cincuenta usuarios en las páginas de resultados del motor de búsqueda Google. Entre los resultados que facilitó la empresa especializada en eyetracking, se observó dos patrones marcados que parece distinguir entre hombres y mujeres, lo que demuestra al parecer que leemos de forma distinta, mientras ellos leen en zigzag las mujeres leen de forma vertical.

triangulo-de-oro-de-google

La importancia de posicionarse

En definitiva se reveló un «triángulo de oro» que confirma que los resultados de búsqueda orgánica, es decir, los sitios patrocinados que aparecen por encima del resto, son los que atraen la mayor atención. Para alcanzar esas posiciones es importante trabajar el SEO de una web, tal y como lo contamos en un artículo anterior.

En este primer mapa no se muestra el orden en que las cosas son vistas, sólo cómo la mirada se distribuye en la duración de un búsqueda. Básicamente, los datos mostraban aquello que consigue la mayor atención, pero se continúan haciendo estudios que revelen con mayor exactitud el comportamiento de los usuarios en la red.